Las claves del Espanyol 1-1 Celta

Un Celta reconocible de inicio liderado por el 'Tucu'
El Celta ultrarevolucionado que se vio ante el Betis dejó paso al Celta que prefiere tejer con calma. El Celta de Balaídos dejó paso al Celta visitante, realmente. Y lo agradecen los hombres de Berizzo, que en las últimas fechas parecen jugar mejor fuera de sus terrenos. Ayudó el tridente Chelo-Tucu-Radoja. Puede ser menos espectacular pero asegura mayor control; siguen teniendo el protagonismo pero no juegan como si cada ocasión fuese la última. Eso le acaba beneficiando al equipo. Escogen mejor y suelen sentirse más amos y señores del partido. El gol, de hecho, tardó en llegar. La media hora de monopolio total la culminó Aspas con una acrobacia definiendo una gran jugada colectiva. Durante este tramo se impuso la figura de un ‘Tucu’ Hernández imperial. Cubriendo gran cantidad de campo, el chileno oxigenó la medular y se impuso en todos y cada uno de los duelos individuales. Le faltó precisión con el balón en los pies.

Bajón tras el gol
El gol tuvo un efecto opioide en los celestes. Desaparecieron con la misma velocidad que el Espanyol creció. Y no perdonaron. Supieron tirar desde fuera cuando por dentro no había acierto. Una lección que los vigueses siguen sin comprender. Roza casi lo obsesivo la querencia por entrar con el balón jugado dentro de la portería. Por eso apenas creó ocasiones claras un Celta que todo lo que generaba en tres cuartos lo tiraba por la borda por su insistencia en la jugada imposible por dentro. Los apoyos por fuera fueron escasos y la aportación de la segunda línea, testimonial. En el bajón del equipo tras el gol tuvo que ver el paso atrás que se dio y un ‘Tucu’ menos participativo –algo limitado físicamente- y más desacertado. El Celta comenzó a perder ahí el centro del campo y con él el control, porque ni Radoja ni el ‘Chelo’ tuvieron su mejor partido.

Mala gestión de Berizzo
No fue el día de Nolito ni de Orellana. Especialmente de un chileno poco participativo y fallón. Pero Berizzo, con su particular gestión de los partidos, optó por mantenerlos los 90 minutos. Una decisión cuestionable viendo sobre todo el cansancio que acumulaba el equipo arriba en una semana de tres partidos. Bongonda salió en el minuto 90 por un Fabián muerto físicamente. Antes había entrado Guidetti por un Aspas que estaba siendo el más destacado del tridente. De nuevo, los movimientos desde el banquillo –se quedó una sustitución por realizar- no cambiaron ni un ápice la cara al partido. Algo a mejorar.

Europa, a tiro de victoria
El Celta ha llegado cansado, agobiado por las lesiones y sin la finura arriba de otros meses. Conservando el estilo, le cuesta más a los de Berizzo cerrar los partidos. Ayer, con el marcador a favor y el dominio absoluto del choque, permitió a su rival imponerse en el centro del campo. El ‘Chelo’ no atinó en aspectos defensivos y a Radoja le costó entrar al partido. Tampoco estuvo fino Planas, que sufrió de lo lindo con Hernán Pérez. El punto, con todo, sirve para acercar Europa. Tanto que una victoria el lunes ante el Granada certificaría de manera matemática la vuelta a Europa. El culmen perfecto para una más que notable temporada.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS