Las claves del Celta 1-1 Deportivo

Brillando por nuestra ausencia
Una primera parte para el olvido. Así podría resumirse la práctica totalidad del derbi. El Celta entregó la primera mitad del encuentro a su eterno rival y fue una marioneta en manos de su contendiente. Sin combinar, sin elaborar, sin “estar”. Una de las peores que se han visto en Balaídos, que por suerte mejoró sustancialmente en la segunda, ya que resultaba difícil no superarla tras haber tocado fondo. Junto con la segunda del Bernabéu, pocas veces se ha visto a los celestes tan perdidos.

Un Dépor con las ideas muy claras
Tampoco podemos desmerecer al rival, al menos en los primeros 70 minutos de partido. El Deportivo supo hacer su juego casi todo lo bien que quiso. En la primera parte incluso parecía otro equipo el de A Coruña, poseído por el espíritu de Johan Cruyff. Víctor supo plantear el choque y le llegó a robar el balón a los locales. Hasta se llegaron a sentir extremadamente cómodos. Al final, con un hombre menos y sin energías, la historia cambió, y recurrieron al juego sucio y las pérdidas de tiempo; no obstante, los blanquiazules merecieron este punto en líneas generales.

Los “chispazos”
El Celta, sin embargo, pasó por fases de auténtica lucidez. Nolito, Aspas, e incluso Orellana tuvieron momentos que recordaron al mejor Celta de la actual campaña. Pero en eso se quedaron: momentos demasiado aislados y circunstanciales. Contra un equipo con un hombre menos se debe jugar apretando los dientes, y la actitud de los celestes en general no fue la mejor. No obstante, en cuanto Nolito apareció, la metió, y solucionó en gran parte el partido. Buena actuación del gaditano que parece que está volviendo a su auténtico nivel. Lo necesitaremos así.

Un centro del campo declarado “zona catastrófica”
Sin el Tucu ni Marcelo, ni un auténtico mediocentro que haga ese trabajo ‘en la sombra’ que tanto requiere un equipo, el Celta fue incapaz de elaborar. Se produjo el temido efecto “triángulo de las Bermudas” entre la línea defensiva y la de ataque, sin que nadie se impusiera al rival. Ninguno de los tres que formaron en la medular: Radoja, Wass y Orellana estuvieron a la altura. Principalmente el chileno, perdido y errando la mayor parte de jugadas que intentaba por su cuenta. Radoja y Wass, sin embargo, mejoraron con los minutos y, sobre todo el serbio, dio un recital en el tramo final.

Las notas

Berizzo: 3
Sergio 5
Mallo: 6
Sergi: 6
Cabral: 6
Jonny: 7
Radoja: 6
Wass: 5
Orellana: 4
Nolito: 7
Aspas: 6
Bongonda: 5
Guidetti: 5
Tucu: -

 

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS